Menú Cerrar

Como preparar crema de sabila para las arrugas

Como preparar crema de sabila para las arrugas

La sabila para las arrugas se aplica en forma de crema o mascarilla, al aloe se le atribuyen propiedades rejuvenecedoras, ya que tiene una gran capacidad de aumentar la producción de células fibroblásticas, que se encuentra en la dermis y son las responsables de la formación de colágeno, además de aportar proteínas, que mantienen la piel tersa y flexible.

Mientras se acelera la producción de colágeno se atenúan las arrugas existentes y se reduce la aparición de otras nuevas. Recientes investigaciones han probado la eficacia del aloe vera como coadyuvante en los procesos regenerativos de los tejidos: anestesia e hidrata los tejidos, dilata los capilares y estimula la regeneración celular.

Además es considerado un potente antioxidante pues permite que la piel mantenga siempre un nivel óptimo de hidratación y elasticidad.

Leer: Como preparar la sabila para adelgazar.

Crema de sabila para las arrugas

Ingredientes:

  • Aceite de oliva.
  • Gel de aloe puro o pulpa de aloe fresca.

Tienen un efecto cosmético y terapéutico. Por un lado suavizan y lubrican la piel, y por otro reducen y alivian los tejidos inflamados.

Para prevenir la sequedad y las arrugas puede utilizarse un delicioso antioxidante: aceite de oliva. Se esparce bien sobre la piel y se frota hacia arriba, se añade aloe vera en crema o gel y se vuelve a masajear, con esto logramos una máxima penetración del aceite y potencian su acción.

Dejamos actuar unos minutos y aclaramos bien para eliminar la película brillante que deja el aloe.

Leer también: Mascarilla de sabila para el Acné.

Sábila y pepino para las arrugas

  • Extrae 100 gramos de hoja de aloe vera eliminando las espinas laterales.
  • Licuar 100 gramos de pepino con un poco de agua destilada.
  • Mezclar la sabila y el pepino hasta que se forme una pasta homogénea y sin grumos.

Después, aplicar en el cutis, cuello y escote preferiblemente antes de ir a dormir y déjala actuar durante toda la noche. A la mañana siguiente, retírala con agua fría.